Te sientes sano, descansado y en plena forma. Utiliza estos niveles de energía más altos de lo normal en tu propio beneficio y para practicar deporte; verás cuánto mejora tu estado físico. Te encuentras en el momento perfecto y tienes la actitud perfecta para dejar a un lado malos hábitos y dedicarte a mejorar tu salud.