La presión de sus circunstancias tiene una influencia negativa en su vida privada. Los pequeños malentendidos parecen enfurecerlo. No resolverá sus problemas gritándole a sus seres queridos. Abstenerse de tales arrebatos y actuar de forma emocional. Después de todo, ¡tu amante no tiene necesariamente la culpa! La sensatez y el autocontrol pueden aliviar la situación.