Dale a tu cuerpo un tiempo de reposo y sal del trabajo unos minutos antes. Definitivamente el estrés que has padecido durante los últimos días ha hecho mella en ti. A partir de ahora deberías incluir todo lo importante para tu salud y bienestar al principio de tu programa diario. Es el momento de recargar las pilas como Dios manda.