Los problemas recurrentes requieren atención y necesitan toda su concentración. No ignore las crecientes dificultades ni evite lidiar con ellas de inmediato. Esfuércese por evaluar la situación de manera objetiva, de manera profesional. No tenga miedo de abrir nuevos caminos. Todo pronto se ve diferente, mucho mejor de lo que parece.