Lleno de nuevas ideas, tantos esquemas potenciales abarrotan su mente que le resulta difícil saber qué hacer con todos ellos. Hable con otras personas y descubra cuáles son las más factibles y cuáles debe seguir. Su aportación bien podría completar el rompecabezas. Escriba todas las ideas que sugieran y, tal vez, después de considerarlo un poco, podría incluirlas también.