Por el momento, no hay nada peor que puedas imaginar que andar sin nada que hacer. Debe aprovechar esta inquietud y realizar ejercicio físico. Dale un desafío a tu cuerpo, prueba nuevas actividades. Hay actividades que siempre has querido probar, pero hasta ahora no te atreviste a intentarlo. Pero no seas demasiado aventurero, evita los riesgos siempre que puedas.