Es el momento de que superes tu conflicto interno. Tu prójimo te está agobiando con más problemas de los que te gustaría. Es posible que la gente te diga cosas para herirte o que te pida cosas irrazonables. Acoge dichas confrontaciones como si de oportunidades se trataran para fortalecer tu propia postura sobre el asunto.