La moderación es la palabra clave; no es que no tenga buena salud de ninguna manera, es solo que es descuidado y hace caso omiso de las precauciones, por lo que los accidentes pueden ocurrir más fácilmente. Independientemente del ejercicio físico u otro trabajo arduo, este enfoque es extremadamente arriesgado. En lugar de ponerte en peligro, deberías intentar la meditación para encontrar el equilibrio interior que te falta.