Confiar en una mente especialmente clara para la toma de decisiones le permite centrar toda su atención en las decisiones importantes y concentrarse en los problemas difíciles que enfrenta. Afortunadamente, lo más probable es que encuentre soluciones prácticas. Concéntrese en los problemas personales, informe a las personas en las que más confía sobre sus planes y reciba consejos invaluables que ofrecen.