Te darás cuenta de la paz y el equilibrio que hay en tu interior. Devuelve a tu cuerpo lo que él te aporta. La energía que sientes se puede utilizar fácilmente para influir en los demás. En lugar de hacerte el duro deberías alegrar y motivar a tus amigos. Aprenderás a apreciar lo divertido que resulta practicar actividades deportivas en grupo.