Llevas tiempo queriendo correr. Este es un buen momento para empezar. Estás lleno de energía renovada, tienes mucha energía y te sientes en forma y vital. No se te ocurra anular esos fines de semana fuera que tenías planeados, y deja que tu cuerpo descanse y se relaje. Utiliza tu fuerza interior y haz algo bueno para la salud.