En estos momentos rebosas energía. Tu vitalidad es fácil de detectar, y es que se ve que estás en plena forma. Físicamente te sientes bien en general, algo que sólo mejorará si poco a poco practicas alguna actividad física. Tu ritmo diario ha alcanzado cierto equilibrio; te encuentras en forma y bien descansado. Ahora es el mejor momento para prepararte para cuando lleguen momentos de estrés.